siglas_RGB.jpg
IMG_0717_edited_edited.jpg

DEL 22 DE OCTUBRE AL 6 DE DICIEMBRE DE 2020

JUAN CARLOS DEL VALLE

5 X 5 | UNA CELEBRACIÓN

EXHIBICIÓN VIRTUAL CURADA POR PILAR ALFONSO

 

VEINTICINCO

Cumplir veinticinco años es un hito; en el breve lapso que es una vida humana, corresponde más o menos a una cuarta parte. A los veinticinco años todavía hay juventud y al mismo tiempo hay camino recorrido; hay lecciones por llegar y otras muchas ya aprendidas a golpe de experiencias; existe ilusión por lo que viene y también suficiente distancia para reflexionar sobre lo vivido; hay simultáneamente madurez y espacio para crecimiento. En los veinticinco coexisten la estabilidad y el cambio, la ternura y la fortaleza. Los veinticinco no son oro aún, sin embargo ya se han teñido de plata.

 

Juan Carlos del Valle lleva veinticinco años pintando, es decir, ha vivido más tiempo pintando que sin pintar. Y se ha entregado a ello con convicción profunda y voluntad férrea, con disciplina y deleite y con una perseverancia que raya en la terquedad, en la obsesión incluso. Juan Carlos es un artista lúdico y místico, curioso e irreverente que se resiste a las fórmulas, la intelectualización extrema, las etiquetas, las imposiciones y las modas. Trabaja para la pintura y desde la pintura, piensa en términos de luz, composición y materialidad y no ha perdido el asombro ante las posibilidades expresivas del medio pictórico, sus misterios y limitaciones, aún a pesar de una contemporaneidad que ha declarado muerto aquello que entre sus manos late de vida.

 

La historia de Juan Carlos del Valle está inextricablemente ligada a la de su pintura, y se trata de una historia de amor; no de un enamoramiento efímero y caprichoso, sino del tipo de amor duradero, generoso y consciente que se abandona incansablemente a la búsqueda de lo bueno, bello y verdadero. La historia de Juan Carlos y su pintura solo puede relatarse de forma conjunta, pues su pintura ha crecido con él y él a su vez con ella.

Partiendo del rigor académico del estudiante tenaz y pasando por un rango versátil de exploraciones formales, existenciales y plásticas hasta llegar a un presente en el cual el lenguaje pictórico parece estarse depurando y despojando de todo referente figurativo, ¿qué puede vislumbrarse en un cuerpo de trabajo de más de ochocientas pinturas y varios cientos de apuntes y dibujos?

 

En 5x5 no he pretendido hacer una muestra retrospectiva ni una cronología exhaustiva del trabajo de Juan Carlos del Valle, sino trazar una hebra conductora compuesta de cinco grupos temáticos que se presentan a sí mismos a partir de cinco obras cada uno (algunas de ellas mostrándose al público por primera vez), sumando así veinticinco piezas en total a manera de guiño festivo. Estos grupos temáticos aluden a interrogantes fundamentales que han persistido a lo largo del pensamiento y obra de Juan Carlos: Deseo y miedo, Es solo un truco: lo real y lo engañoso, Uno, Alquimia y El regreso al origen.

Si el 2020 ha sido en tantos sentidos un año de agitación, crisis, incertidumbres y trastorno, es por eso mismo que también resulta un momento propicio para celebrar aquello que permanece y a lo que vale la pena aspirar, como la libertad, el amor y la buena pintura.

 

GRUPOS TEMÁTICOS

CONTACTO